Reboot.

Cuando el gusanillo de expresarse por cualquier medio ataca, no hay pausa ni medio que se le resista.Nunca ha sido política mía decir “de esta agua no beberé”, pues sé muy bien que no hay comienzos ni finales absolutos en mi experiencia, solo pausas.

No sé si fueron dos o tres años desde la última publicación mía en un blog propio. El caso es que por mucho tiempo tuve un conflicto de intereses con mi sitio personal original, betobeto.com. Comenzó como un portafolio virtual de mis trabajos, luego se transformó en un blog, luego en un sitio bilingüe, luego quiso ser ambas cosas a la vez… y el asunto no terminaba de cuajar por ninguna parte. Sin contar la progresiva escasez de tiempo que me impedía hacer posts de línea editorial, de los cuales estaba lleno el susodicho blog.

Me dí cuenta que era hora de volver a tomar cartas en el asunto cuando me volví comentarista regular de algunos foros y blogs favoritos. Definitivamente el gusanillo seguía vivo aún.

Fue entonces que, aprovechando un breve espacio de tiempo libre, decidí ordenar de una vez por todas este enredo y volver a comenzar de cero, pero bien. Ante el dilema de tener amigos e intereses en países diferentes, y con la barrera del idioma de por medio, fue que surgió este nuevo sitio.

Desde ahora, betobeto.com pasa a ser un sitio completamente en inglés, donde publicaré mis bocetos de monitos y mi portafolio, y para la comunidad hispanohablante -donde he sido más conocido como blogger de viejo cuño- queda este sitio. No prometo publicar cosas aquí con la regularidad de quienes se autoproclaman gurús de la blogósfera, pues me entran flojos el Adsense, los pageviews y todas esas chorradas obsesivas-compulsivas características del medio. Cuando aparezca algo por aquí, será porque he tenido tiempo -y ganas- de publicar algo.

Para mí es satisfactorio inaugurar (casi) simultáneamente ambos sitios sintiendo que por fin mi pedacillo virtual de la Interné está ordenado como se debe, y espero que a ustedes les guste también.