Querosén.

Se intentó por las buenas, pero nuestro país, legendario en la tradición de pasarse los buenos hábitos y consejos por el forro, nunca hizo gran caso. Evidentemente, se llegó a lo que todos temían.Y se hizo.

En menos de lo que canta un gallo mudo, nos van a zampar hasta un 72% más en las tarifas eléctricas. Sin perder tiempo y según nos dicen, algunas empresas han tomado desde ya medidas que van de lo sublime a lo ridículo.

El caso es que a la fuerza nos harán gastar menos y ahorrar más. Y se me ocurrió compilar una lista de posibles situaciones que podrían ocurrir en los próximos meses en nuestro divino país.

  • Los conciertos unplugged volverán a estar de moda.
  • El ábaco, los cuadernos de taquigrafía y los planeadores de escritorio serán los gadgets más cotizados de los departamentos de contabilidad.
  • Las compañías ganaderas se dedicarán a la crianza de búfalos.
  • Una nueva generación de costarricenses descubrirá las virtudes del fogón de leña, aquel armatoste de hierro que antaño solo la abuela usaba para los tamales de Navidad. Al principio quizás se quejará por las nubes de humo en la casa que dejarán a los inquilinos oliendo a jamón ahumado, pero siendo el hombre un eterno animal de costumbres, últimamente terminará por encariñarse con el tizne, la ceniza y los palos a medio quemar (que de paso sirven para encender cigarrillos o inciensos y de una vez se economiza en encendedores).
  • El ICE comenzará a vender en los comercios juegos de candelas y lámparas de gas con la efigie de Icetico.
  • Se hará una convocatoria de ingenieros emprendedores a nivel nacional para desarrollar el primer teléfono celular del mundo activado por manija. Si ya existen linternas y radios que funcionan a pura manigueta, dotar de esta función al aparato idiosincrático, sine qua non del costarricense de hoy no es solo una oportunidad tecnológica, es un acto de patriotismo puro.
  • Se incentivará la unión familiar mediante la puesta conjunta de todos los miembros para lavar y planchar ropa a mano. De esta manera los niños aprenderán desde temprana edad habilidades más útiles que estar apretando botones en un control de videojuego, o tecleando en una computadora cosas realmente inútiles como un post de un blog.

Si aún no se les han acabado las ideas para mejorar nuestro país y les sobran unas cuantas sobre este tema, sepan que aquí serán bien recibidas.