Costa Rica en el cine: con ojos de güila

Guilas - La película (2018)

No hizo falta que me vendieran mucho la película; con solo ver que trataba de historias en ambientes nacionales cuyos protagonistas principales son niños (quienes me conocen saben que mi trabajo de ilustración tiende a este público) ya sabía que era algo que tenía que ir a ver. Y la verdad es que afortunadamente no solo se deja ver y entretiene con su naturalidad, sino que es una película auténticamente nuestra, costarricense hasta decir basta, sin que se sienta como un anuncio de cerveza Imperial o un videoclip promocional del ICT. Una serie de historias cortas, pero bien construidas.

Güilas —para los no ticos: argot nacional para niño o niña, chiquito, cipote, chavo, pibe, etc— es la ópera prima audiovisual del fotógrafo Sergio Pucci. En conjunto con su hermano Giancarlo, los Pucci han sido más conocidos como autores de fotografías aéreas de las atracciones naturales de Costa Rica, cuyos libros de las mismas y de la serie Árboles Mágicos se han vuelto perennes bestsellers de tiendas de souvenirs y aeropuertos. Todo empezó, en palabras del propio Sergio, con el corto Amor de Temporada —basado en la famosa canción homónima—, que debutó el año pasado en YouTube y fue muy bien recibido por la crítica.

Ese fue el espaldarazo para ampliar la experiencia de dicho corto a seis más con la misma premisa, ambientados cada uno en una provincia del país. Así mismo se procuró que cada niño protagonista fuera oriundo de la provincia del corto para mantener la mayor simbiosis posible entre personajes, trama y ambiente.

Aunque ya han habido actores infantiles en el cine nacional en papeles secundarios, el que éstos fueran protagonistas principales es un paso que aún no había dado una película tica. Estos siete cortos quedaron entonces hilvanados en una cadena de 75 minutos, un tour de force por cada rincón en búsqueda y exhibición de elementos que forman una síntesis de eso que entendemos por “identidad nacional”.

En esto Güilas recorre una vez más el trillo costumbrista, del que genera entre nosotros más empatía y taquilla (ya lo demostró tiempo atrás Maikol Yordan). Es nuestro comfort cinema. aunque para nosotros es ya casi normal ver paisajes del país en la pantalla grande gracias a la democratización tecnológica del cine, aún sigue siendo una sensación especial observar en retrospectiva paisajes que en definitiva muchos hemos experimentado en carne y hueso, como tratando de adivinar de dónde es exactamente cada toma. Algunas referencias son obvias, como las fiestas de Zapote y el ferry de Paquera en Puntarenas; otras requieren un ojo aún más avisor y experimentado en el territorio.

Aunque en el making of los niños-actores lucen bastante distendidos y expresivos, pues fueron escogidos precisamente por sus capacidades histriónicas y actorales, uno solo puede especular la complejidad logística y paciente de trabajar con seres tan naturalmente hiperactivos, fogosos e impredecibles, porque así es todo niño sano y normal. Destilar la personalidad empática y única de cada uno sin caer en la melosidad ni clichés cansinos es en sí un gran logro a través de la edición bien cuidada y las acertadas puestas en escena.

Y como no podía ser de otra manera bajo el ojo de los Pucci, el bello paisaje costarricense forma parte como un personaje más, que se luce con todo su apogeo y quizás como en ninguna otra película nacional hasta la fecha. En el corto Cabin In the Watta, por ejemplo, los paisajes limonenses de Cahuita y Puerto Viejo reverberan con su bendita insolencia colorida y tropical, amén de enseñarnos técnicas singulares de pesca, todo al ritmo del ya inmortal calipso de don Walter Ferguson.

El primer corto de Güilas, Recordando mi puerto (nombre prestado al homónimo bolero de Gilberto Hernández) inicia en la costa pacífica de Puntarenas y trata, como no podía ser de otra manera, de Churchills y barcos. Luego de una tournée temática a través de Heredia, Limón, Cartago, Alajuela, Guanacaste y San José, el filme concluye de manera circular en el mismo puerto donde inició, al compás de una mejenga o partido improvisado de fútbol entre todos los niños, cerrando con una puesta en escena de lo más tica posible. La audiencia del cine no dejó de gozar y reírse con cada ocurrencia que veían en pantalla. Con todo, siendo el primer largometraje (o muchos cortometrajes) de su creador, tiene ciertos puntos débiles. A veces es difícil entender los diálogos de los niños por la dicción y el ritmo se vuelve lento en algunos pasajes; en compensación, es una película más visual que de guión y en eso la salva.

Muchos comentan que el filme evoca sentimientos nostálgicos entre la generación adulta actual por nuestra propia época de niños, que fue más o menos así; de corretear entre calles o fincas, jugar afuera de sol a sol, hacer travesuras, hacerse trizas desde un árbol o a bordo de una bicicleta. En fin, de una libertad que uno percibe ya ausente de las generaciones actuales, especial e irónicamente de la que vemos actuar en pantalla. Bien podemos tomar Güilas como un recordatorio de la importancia de esa libertad que nosotros disfrutamos y nos definió a la postre como personas, y nuestra responsabilidad de ofrecerles, en lo posible, eso mismo a nuestras generaciones actuales de “güilas” porque —disculpen acá la frase cliché— son el futuro, quienes nos siguen en la vida, y a quienes les debemos un país y un mundo mejor.

 

 

Maikol Yordan de viaje perdido: el cine nacional como éxito comercial

El 2014 fue sin duda el año del director de cine Miguel Gómez, primero con el lanzamiento de Italia 90 —reviviendo la primera gloria futbolística nacional al calor del Mundial y del desempeño histórico de la Selección en Brasil— y ahora con esta colaboración con el grupo cómico nacional La Media Docena, tomando a un personaje de sus sketches, el campesino Maikol Yordan Soto, y trasladándolo a un largometraje cómico: Maikol Yordan de viaje perdido.

Las aventuras (y desventuras) de Maikol Yordan, un trabajador del campo que emigra a la ciudad para buscar trabajo, han constituido un éxito taquillero sin precedentes en el país, llegando a la lista histórica del “top 10” con récords de audiencia reservados antaño para filmes extranjeros. Tan exitosa ha sido que hasta se han vendido copias piratas en San José, aún estando en cartelera. Y esto, obvio, despierta las interrogantes buscando el por qué del inusitado éxito del filme.

Algunas claves son obvias: Maikol Yordan no es un extraño a la audiencia costarricense. El show televisivo semanal de La Media Docena le ha dado exposición nacional por años, creando así de previo un mercado, empatía y demanda que hacen más fácil vender un producto — en este caso una película. Pero a la vez también implica un gran compromiso de imagen. Las expectativas de la audiencia, aún tratándose de una comedia, son bastante altas por la familiaridad y por tanto el producto final puede ser responsable de impulsar o degradar dicha imagen. A juzgar por los números en boletería, la gente ha reaccionado afirmativamente. La película amplifica el sketch dándole a Maikol Yordan el contexto de una familia completa en el campo (con ocho hijos incluidos) y extendiendo sus aventuras a Europa, que no deja de ser un giro interesante para una película nacional.

Maikol Yordan - Arco del Triunfo, Paris
Colisión cultural: Maikol Yordan y el Arco del Triunfo, París.

En este último film percibo por parte de Miguel Gómez una mayor madurez fílmica obtenida por la experiencia, superando por mucho el sinsabor de obras anteriores suyas como El fin. Tratándose de una comedia de corte familiar —género favorito a nivel taquillero en Costa Rica— tampoco esperaba más de este filme de lo que espero, digamos, de una comedia hollywoodense de Adam Sandler. Y estuvo bien. El guión por la mayor parte de la película se sostiene con fluidez e interés, y aunque acá tampoco escapamos a los desenlaces abruptos y facilistas de las otras películas de Gómez (algo en lo que tiene que trabajar, en mi opinión) el producto final es decente y pasable como entretenimiento light, aunque tampoco me ví soltando la carcajada con los chistes (por dicha otros en la audiencia sí; cuestión de personalidad, quizás). Ha costado ir dejando atrás la entelequia mental de “apoyar lo nacional” sin importar su calidad; pero creo que cada vez se va colocando el listón más alto y eso es lo que importa. Además el director Gómez concibe el cine, gracias a su experiencia en Hollywood, como un negocio —concepto que aún se toma por herejía entre ciertos puristas del séptimo arte nacional— y, al menos financieramente, se le está dando la razón.

Me parece que quienes critican negativamente esta película no entienden que no se puede medir a todos los filmes nacionales con el mismo rasero. Un drama, un documental y una comedia manejan discursos, expectativas y criterios estéticos distintos entre ellos, y el despelote ocurre más bien cuando una película no tiene muy claro en qué dirección quiere ir, cosa que ha sucedido con demasiadas obras nacionales en el pasado. En el caso de De viaje perdido, hasta los villanos son comédicos y caricacturescos y, en el tono general de la película, eso funciona. Con cada nuevo esfuerzo se va depurando cada vez más el conocimiento del lenguaje fílmico nacional y eso se nota.

Muchas críticas también se dirigen contra el personaje, a quien acusan de “ridiculizar al campesino tico”. Si bien Maikol Yordan definitivamente constituye una exageración cómica de ese campesino que muchos en el Valle Central sostienen que ya no existe, la verdad es que fuera de dicho valle no es difícil aún encontrarse a personas que comparten muchos de los rasgos físicos y psicológicos del personaje, incluso dentro de mi propia familia (ahí por el norte de Alajuela, muchas gracias). Un personaje pues bastante creíble, que a pesar de sí mismo logra, como los gatos, caer siempre de pie.

Maikol Yordan y Heriberto
Hermanos de campo: Maikol Yordan (Mario Chacón) y Heriberto (Boris Alonso)

En resumen:  mientras se tome a Maikol Yordan de viaje perdido por sus poco más de 90 minutos sin mayores pretensiones que la de entretener y retratar —así sea con exageraciones comédicas— un aspecto de la identidad costarricense (me pregunto si podría tener igual aceptación en otro contexto social), es un capítulo importante en la historia del cine nacional, al menos en lo que al cine como negocio respecta. Antes los criterios de gusto y selección de la audiencia costarricense eran una nebulosa, y hoy ya quedan mucho más claros. Aceptándolo o no.

Por las Plumas: Cine sin ingredientes artificiales

Elenco de "Por las plumas"

 

Gracias a los avances tecnológicos la producción cinematográfica costarricense tiene cada vez más presencia. Y así, el largometraje Por Las Plumas del novel director Neto Villalobos va en camino a convertirse en la película revelación nacional del 2013. ¿Pero qué tiene esta película de diferente respecto a lo que hemos visto de otros realizadores nacionales y jóvenes, como Hernán Jiménez?

Esta película se autodefine como una “comedia”, sin embargo y aunque los elementos comédicos están presentes e identificables, hay algo en el filme que siento va más allá del intento superficial de la risa, sin caer por un lado en el drama exagerado, maniqueo y lamentoso del “realismo social latinoamericano” ni por otro lado en lo que me gusta definir como teatro filmado, algo que nos ha costado mucho sacarnos de encima en el cine. Quizás el mérito de Por las plumas radica precisa y justamente en todo lo que más bien no es ni pretende ser: Un panegírico artificial, políticamente correcto e idealizado de la vida de un pueblo costarricense. Para eso ya tenemos al ICT, a los “esenciales” y los anuncios de cerveza Imperial.

El argumento de la película gira alrededor de Chalo, un guarda de seguridad privada con un ambiente laboral de mierda en un pueblo perdido de Costa Rica (en la vida real, Puriscal) y Jason (Jasón, nos corrige el actor) quien ingresa como guarda de relevo y por el cual, a través de un gallo de pelea que Chalo adquiere y bautiza con el ambicioso nombre de Rocky terminan fraguando una relación de amistad a toda prueba. De hecho, la temática de las peleas de gallos apenas tiene presencia en el filme, pues para el director ha sido más importante mostrar las interacciones que suceden entre los personajes a raíz del gallo como elemento conector.

El ritmo de la película es atípico a lo que estamos acostumbrados en el cine nacional. Nuestro horror vacui y el culto a la apelotazón se dan de frente con los episodios de silencio que a veces pecan de excesivamente largos y ceremoniosos, pero a la vez nos adentran en un proceso de visualización y ritmo que creíamos perdidos en esta generación nacida entre el síndrome de déficit atencional y Youtube.

Quizás lo más rescatable del filme es la pasmosa naturalidad con que se desarrollan los diálogos entre los personajes, en puro tico, sin filtros, impostaciones ni refinamientos, pero sin caer tampoco en la pachucada (por demás innecesaria) ni la falsedad de algo que pretenda ser sin serlo. Más autén-tico que esto, imposible. Y como si esto no bastase, el aporte visual termina por subrayar la autenticidad y el origen de su esencia: los buses Blue Bird de 40 años de antigüedad y aún en servicio, la empleada doméstica convertida en “representante de ventas Avon”, los patios de casas llenos de ladrillos block, barro, chatarra y hasta un excusado relevado de sus funciones pa’que no le falte, y la presencia infaltable de una casa cualquiera convertida en templo evangélico, haciendo énfasis —junto con los testimonios de Jasón— en la omnisciencia de la religión cristiana en la sociedad costarricense. Estamos pues —en palabras del crítico William Venegas— ante un escenario de neocostumbrismo, ya no desde la óptica idealizada y bucólica de las Concherías de Aquileo Echeverría, sino desde el lente roto y sucio de una sociedad a la que le ha tocado recoger los pedazos de la pobreza, el atraso y la indiferencia gubernamental que ha dejado a su paso la aplanadora de la globalización, pero que es de lo más realmente real que tenemos, que está ahí, y que es la Costa Rica de verdad para muchos compatriotas. Pero donde también hay otra especie de belleza; la de su gente y sus sentimientos.

Con todo, la película está lejos de ser perfecta (¿habrá alguna que lo sea, acaso?) y repite el vicio de los desenlaces abruptos y carrereados que se han visto en tantos otros filmes nacionales. Sin embargo, los aportes que ofrece Por las plumas al cine nacional pueden marcar fácilmente un antes y un después en nuestra aún naciente historia cinematográfica. Bien vale ir a verla.