A diez años del once del nueve

Vista de Manhattan desde Hoboken, NJ por Chris Casciano.

Todos, sin excepción, recordamos qué estábamos haciendo o en donde estábamos cuando hoy hace diez años dos aviones comerciales secuestrados por terroristas impactaron y destruyeron el icónico World Trade Center de Nueva York, quizás el principal centro financiero y económico del orden mundial. En ese tiempo iba a trabajar, en bus, desde Heredia a Tres Ríos y hacía apenas un par de días antes habíamos realizado un lanzamiento importante de un sitio web, a la espera de captar la atención y el mercado nacional.

Por alguna razón que no recuerdo yo me quedé más tiempo de lo habitual en casa desayunando. Quizás fue al prender el televisor y ver las escenas de horror sin precedentes que ocurrían desde el distrito financiero de NY mientras intentábamos asimilar el hecho de que la vida como la conocíamos hasta esa fecha de algún modo no volvería a ser la misma, y que bien podíamos estar presenciando en ese momento el inicio de la Tercera Guerra Mundial, el fin del American Empire, del capitalismo, o hasta de la Tierra misma cual si el impacto de los aviones fuera un presagio de algo aún más dantesco por venir. Para una país aún grandemente dependiente de los Estados Unidos como Costa Rica, esto no podía significar nada bueno.

Pero la realidad de nuestro entorno inmediato era el de la vida siguiendo su curso usual, y eso significaba ir a trabajar o a estudiar como de costumbre. Tomé el bus de mi barrio hacia la UCR para hacer ahí el transbordo a Tres Ríos. Pero ese día fue como operar en piloto automático. De hecho, no recuerdo haber sido realmente productivo ese día. Imposible. A falta de una conexión de banda ancha (aún no existía esa opción en muchas partes del país), intentaba bajar, a cuentagotas con un módem y con una tarifa cobrando el acceso a Internet por minuto, algún atisbo de noticia que tuviera más información. Pero la saturación y caídas eran la orden del día en los sitios web de noticias, y como consecuencia obvia nuestra campaña del sitio web quedó enterrada y olvidada bajo esta catástrofe, como si nos hubieran caído encima los escombros de las Torres. No se habló de otra cosa en semanas.

Vista de Ground Zero, esquina noreste. Mayo del 2010.

Conforme fueron pasando las semanas y los meses y se iba asentando poco a poco el polvo de los escombros del WTC, fuimos progresivamente dándonos cuenta de nuestra nueva realidad, nuestro New Normal. Viajar en avión pasó de ser un placer a ser, aún hoy, un mal necesario y traumático para todos. El turismo de EE.UU se fue a pique, y con ello las ganancias y sostenibilidad económica del turismo local. El gobierno del entonces presidente G.W. Bush no tardó en ponerle una cara al atentado y así poder personificar al enemigo en la figura de Osama Bin-Laden, líder de la organización terrorista responsable Al-Qaeda, y ordenar una invasión sin precedentes a Afganistán e Irak, país donde se decía estaba escondido este sujeto. Situación que se mantuvo hasta hace pocos meses cuando este mismo gobierno proclamó con gran pompa y circunstancia el abatimiento del hombre-símbolo Bin-Laden, en su mansión-bunker de Abbottabad, en Pakistán. Sin embargo a la fecha las tropas de los EE.UU aún permanecen en ese país, y la gran mayoría de sus habitantes aún no tiene idea por qué todo esto ha pasado.

Poco después de este incidente me gradué a los días de la Universidad, recibí una oferta de trabajo en México y hacia allá me fui por unos meses. La verdad es que el final del 2001 fue un período convulso para mí, casi como si de algún modo el incidente del 9/11 hubiera influido en ello. Y también esta retrospectiva me ha hecho ver cómo han cambiado, para mí y para casi todos —asumo— las cosas en diez años. En mi caso y haciendo un balance justo, para mejor en muchos aspectos. Y también he perdido muchas otras. Pero supongo que así es la vida para todos, y que eventos como éste nos demuestran que el pretender tener control de cada segundo de nuestra existencia, en realidad, no es más que una vana ilusión.

Foto de encabezado gentilmente cedida por Chris Casciano. Foto de Ground Zero por el autor.

 

2 thoughts on “A diez años del once del nueve

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *