Enfermérides.

Quién hubiera dicho que después de años de estar toqueteando lo que no debía en Internet y lanzarme así, a la troche y moche, a experimentar con cuanta cosa me encontraba, iba a depararme una mención como “pionero” en el periódico de los movers and shakers del país, El Financiero:

No hay duda: Los blogs en Costa Rica por fin dejaron de ser el dominio de unos cuántos locos obsesos con la tecnología para pasar a ser un fenómeno social en toda regla. Hasta en los diarios nacionales —bastiones del periodismo más conservador y tradicional donde los haya– dejaron de ser tabú.

Para quienes no conocen la historia: Sí, mi primer gran éxito con los blogs se llamó Pura Vida, nombre escogido en vista de encontrar algún identificador que, en vista de la escasez de símiles nacionales, pusiera de algún modo el nombre del país en el mundo de la entonces naciente blogosfera. Incluso ganó uno de estos premios. En otra ocasión ya me referí a la historia circundante sobre cómo empecé y los otros pioneros nacionales que siguieron apostándole a este revolucionario medio de comunicación. De ese período, lamentablemente no quedan archivos, debido a la inexperiencia mía con los proovedores de hosting en ese tiempo y en cómo hacer respaldos (Solamente existen archivos a partir del 2003). Mis disculpas.

Sin embargo, de su predecesor, un experimento llamado Haptus Blogus, (1999-2000) sí he logrado encontrar algunas páginas sueltas, hoy preservadas como si de un descubrimiento arqueológico se tratase (muestras aquí y aquí).

El crédito de esta nota en buena parte se debe a Ignacio Siles, un brillante jóven académico de la Universidad de Costa Rica que se dio a la tarea de publicar el primer estudio serio sobre weblogs en el país. Eso obviamente incluyó una entrevista con este servidor, y supongo que de ahí proviene mi mención en el artículo. (Además, ya veo que tener un dominio con mi diminutivo repetido iba a generar confusión de escritura)

Y sí, después de estar irremediablemente asociado con todo lo que fueran blogs en Costa Rica me alejé por un buen tiempo de la “escena” blogueril, en parte por falta de tiempo y ganas, y el puesto mío eventualmente fue tomado por otros creadores con temáticas y estilos muy diferentes. Pero eso no importa; es parte de lo normal en un medio tan dinámico y propenso a reinventarse como la Internet. Lo viejo le da campo a lo nuevo y así. No me obsesiona volver a ser, a falta de mejor palabra, un blogstar (aunque un poco de coaching por Carlos no me vendría mal en estos momentos). Sin embargo, en el artículo de El Financiero hay, vaya a saber uno por qué razones y en mi opinión personal, un gran ausente — Cristian Cambronero.

6 thoughts on “Enfermérides.

  1. … un honor que menciones mi blog, porque si bien “escribo” desde hace poco más de un par de años, no estoy -ni me considero- un blogstar o algo por el estilo :P

    Pero bueno; felicidades por esa mención en el Financiero que sin duda se convierte en un merecido reconocimiento para la “blogosfera tica”…

    Por otro lado y en lo personal, creo que el Blog como tal se ha convertido en un espacio importante en la sociedad, ya que de una u otra forma nos ayuda a expresarnos a nivel personal/profesional… aunque quizás pasen varios años para que algunos le tomen ese “aprecio” que algunas veces se espera (sobretodo aquí en tiquicia).

    Pura Vida!

  2. beto, no incluyen al Fusil por la simple razon de que el periodista en el articulo se limito a mencionar a los blogs mas rankiados en CR, pero eso no quiere decir que sean los mejores; ni siquiera toca el tema de las ventajas de un blog corporativo, raro siendo un semanario enfocado a negocios.

    Por mucho recibe mas visitas un blog que publica estupideses, que mas se puede esperar con un nombre como Carepicha, a un blog como el Fusil que aporta y esta bien desarrollado, al final de cuentas es como que pongas a competir un sitio porno con un periodico.

  3. Hola Daflai. Justo eso comentaba hace unos días con un compañero de trabajo: Lo extraño es que tratándose de un medio como El Financiero y sabiendo la clase de audiencia que ese periódico atrae, hayan hecho esa clase de reportaje que, sin ánimo de ofender a los demás autores de blogs ahí citados (pues cada quien hace de su sitio lo que le plazca), ve uno la clase de contenido que ostentan y… ¿Qué imagen le termina dando a un lector empresario sobre los blogs? ¿Que sólo para publicar liviandades sirven?

    Creo que haría bien El Financiero en darle seguimiento a este tema con otro artículo pero esta vez con enfoque en los múltiples usos corporativos y beneficios que tiene un blog para una empresa u organización, y con ejemplos que hay muchos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *